La fisioterapia neurológica es la rama específica dentro de la fisioterapia que tiene como objetivo tratar las alteraciones motoras y sensitivas que se producen por la afección del sistema nervioso central y/o sistema nervioso periférico. 

La prevalencia de las patologías neurológicas en España sigue en aumento en los últimos años. Según la Sociedad Española de Neurología 7,5 millones de personas sufren algún tipo de enfermedad neurológica, es decir, un 16% de la población. Cada año se atienden aproximadamente 2 millones de personas en los servicios sanitarios, siendo 900.000 primeras visitas. Lo cual se traduce que 1 de cada 20 españoles acude una vez al año al neurólogo(1). Y aunque la incidencia de las enfermedades neurológicas ha aumentado, la mortalidad en algunas de ellas se han visto reducidas, como es en el caso del Ictus (descenso del 17,6%) . Mientras que en otras como el Alzheimer el porcentaje de muertes ha ascendido ( aumento del 61%) (2).

El aumento de la prevalencia, el envejecimiento de la población, y la disminución de la incidencia en la mortalidad en algunas patologías neurológicas, hace que el papel de la fisioterapia neurológica sea determinante para el tratamiento de las secuelas, con el objetivo de mejorar el grado de capacidad funcional de las personas afectadas.

El neurofisioterapeuta se encargará de la evaluación y tratamiento de la sintomatología motora y sensitiva, con la finalidad de facilitar, mejorar, mantener y/o devolver la capacidad funcional. Aprovechando la capacidad neuroplástica del cerebro, se intentan crear respuestas adaptativas a la nueva situación.También realiza una importante labor en la prevención de posibles alteraciones derivadas de la pérdida de la movilidad. 

Los fundamentos del tratamiento se basarán en:

  • el análisis del movimiento para la identificación de alteraciones en los patrones de movimiento y el control postural orientado a una tarea.
  • la evaluación y tratamiento a nivel sensorial y propioceptivo. 
  • la valoración del entorno del paciente para la facilitación de las tareas.
  • el acompañamiento no solo de la persona afectada, sino también de los familiares o cuidadores. 

Los tratamientos se pautarán mediante objetivos a corto y largo plazo, teniendo en cuenta las necesidades físicas y emocionales de pacientes y familiares. Las técnicas y métodos existentes para ello son diversos.

La reevaluación continua mediante escalas validadas será imprescindible para ir valorando la adquisición o no de las metas propuestas y consensuadas entre paciente y terapeuta. 

Queda clara, por tanto, la trascendencia de la fisioterapia neurológica a día de hoy. Representa una herramienta verdaderamente significativa para la evolución favorable del paciente tras una lesión en el sistema nervioso durante todas las fases (aguda, subaguda y crónica) de la patología, dando una atención tanto intrahospitalaria como domiciliaria.

Cabe recordar y resaltar, en relación a la atención de la persona, la importancia del modelo de atención multidisciplinar para un completo abordaje. 

Fuentes de referencia: 

1- http://www.sen.es/saladeprensa/pdf/Link202.pdf

2- http://www.sen.es/saladeprensa/pdf/Link257.pdf