Los profesionales dedicados a la neurorehabilitación tenemos como objetivo la recuperación de los patrones de movimiento y el control motor orientado a una tarea. 

¿Y  por qué orientado a una tarea? 

Porque el objetivo del tratamiento siempre estará basado en la recuperación del movimiento funcional.

Y ahora nos preguntamos… ¿Qué quiere decir un neurofisioterapeuta cuando habla de funcionalidad?

Comúnmente los terapeutas usamos la palabra funcional queriendo decir que nuestra terapia tiene que estar basada en movimientos con una finalidad, movimientos con intencionalidad.

¿Y por qué es importante esta finalidad?

Pues bien! Os explico…Las personas no realizamos movimientos sin tener un objetivo, una causa o una motivación para hacerlo. En este caso obviar esto y realizar un trabajo exclusivamente aislado no serviría de mucho. 

Para realizar la actividad de forma que garantice el éxito: 

  • Ha de tener relevancia para el paciente
  • Es importante que se comprenda el ejercicio a ejecutar
  • Ha de motivarle y no crearle frustración.

De este modo:

  • Integrará mejor el movimiento
  • La reeducación se realizará de forma adaptativa
  • El aprendizaje será de mayor calidad.

Y por tercera vez  hacemos la pregunta, .. ¿y por qué!?

A mi me gusta decir “Porque todo depende de lo que el cerebro cree que está sucediendo”, es decir, depende de la sensación en la ejecución, no de la ejecución en sí. Si además la sensación de movimiento es exitosa en su objetivo, el patrón de movimiento creado se memorizará más fácilmente. Con ello obtendremos, sobre todo, que la integración de ese patrón de movimiento sea no solo de  mayor utilidad en la integración de las actividades de la vida diaria del paciente, sino también de mayor calidad.

Y la razón es sencilla. Cuando el movimiento además de ser voluntario tiene una intencionalidad, las áreas cerebrales que se activan son diferentes a si no lo tuviera.

Las zonas más relevantes dedicadas a la imagen motora de un movimiento complejo, la planificación y posterior realización son: el área motora suplementaria de ambos hemisferios, área premotora, corteza motora primaria, área somatosensorial contralateral, áreas parietales posteriores, y algunas más. 

Recordaros que el cerebro es una red neuronal que funciona como un todo. A pesar de que haya áreas en el cerebro más especializadas, todas ellas están conectadas entre si.

Espero que el enigma haya quedado resuelto. A modo sintético os dejo esta conclusión: 

La funcionalidad de un ejercicio durante el tratamiento debe enfocarse como un elemento que el paciente debe comprender para que se convierta en un componente facilitador. De este modo, aumentará la calidad y la utilidad de los ejercicios durante el tratamiento. Por lo que el aprendizaje será neuroplasticamente adaptativo.